¿Somos conscientes de lo que comemos? (Leches de continuación y azúcares)

  Cuando vamos a hacer la compra generalmente solemos llevar una lista en la que tenemos anotados aquellos artículos que necesitamos. Por todos es sabido que, dado el gran número de empresas que actualmente existen dedicadas al mundo de la alimentación, cuando buscamos un producto determinado, en las estanterías del supermercado en cuestión encontramos un montón de marcas que fabrican aquello que buscamos. Unos se guían por el precio a la hora de elegir este o aquel, otros quizás en mente una marca en concreto… yo les hablaré del grupo en el que me encuentro: leer la información nutricional así como los ingredientes que aparecen en cada envase. Este es mi modo de elección.

A continuación le explicaré una situación que me sucede frecuentemente y, en esta ocasión, ha ocurrido en la sección de la leche y sus derivados. Dado que hace bastante tiempo que no tomo leche, aunque sí productos lácteos, y me decanto por bebidas vegetales sin azúcares añadidos, hace un par de días me encontraba por estas estanterías para dar con una bebida vegetal de almendras (sin azúcares añadidos ni, por supuesto, edulcorantes) y, ya que disponía de un poco de tiempo, decidí investigar un poco más por ese pasillo enorme hasta que di con las leches de continuación. Nunca había reparado en ellas puesto que hace ya unos años que pasé la etapa y que no tengo familiares cercanos los cuales se encuentren en la misma. Pues bien, tras estar un rato inspeccionando me sorprendí muchísimo al encontrar leches de continuación con la siguiente composición:

info-nutricional-inco-peques2.jpg

Foto obtenida de : https://www.lechepuleva.es/productos/puleva-peques-2

Nestlé.jpg

Ingredientes

  • Leche desnatada
  • Agua
  • Dextrinomaltosa
  • Aceites vegetales
  • Azúcar
  • Lactosa
  • Sales minerales
  • Lecitina de soja
  • Vitaminas
  • Vainillina

Alérgenos

  • Gluten
  • Leche
  • Lactosa

Información Nutricional

100 ml 250 ml 200 ml
Valor energetico kj 292 72 583
kcal 70 175 139
Proteinas g 1,9 4,8 3,8
Hidratos de carbono g 8,5 21,3 17
de los cuales: Azúcares g 4,9 12,3 9,8
Grasas g 3,1 7,8 6,2
de los cuales:saturadas g 0,9 2,3 1,8
ac. linoleico g 664 1660 1328
ac. a-linolenico g 90 225 180
Fibra alimentaria g 0 0 0
Sodio g 0,028 0,07 0,056
Calcio mg 104 260 208
Fósforo mg 58 145 116
Hierro mg 1,2 3 2,4
Zinc mg 2,1 5,3 4,2
Yodo µg 21 53 42
Selenio µg 2,1 5,3 4,2
Vitamina A µg ER 104 260 208
Vitamina D µg 2,1 5,3 4,2
Vitamina E mg α-ET 1,24 3,1 2,48
Vitamina K µg 5,3 13 11
Vitamina C mg 8,4 21 17
Tiamina mg 0,2 0,5 0,4
Riboflavina mg 0,17 0,43 0,34
Niacina mg 2,9 7,3 5,8
Vitamina B6 mg 0,2 0,53 0,42
Ácido fólico µg 27 68 54
Vitamina B12 µg 0,2 0,53 0,42
Biotina µg 4 10 8
Ácido pantoténico mg 0,9 2,3 1,8
  Información obtenida de: https://www.nestlebebe.es/productos-infantiles/leches-de-crecimiento/nestle-crecimiento/junior-crecimiento-200ml

  Aunque no lo parezca, estas son las composiciones de unas leches de continuación. En concreto, Peques 2 (Puleva), por si alguien está interesado, y Nestlé Junior Crecimiento 200 ml  (Nestlé) aunque en mi opinión, jamás le daría esto a un niño. ¿Por qué?

  Si tenemos en cuenta la opinión de especialistas y profesionales en el sector de la dietética y la nutrición encontraremos artículos como los siguientes:

<<El problema que tenemos en España es una falta de conciencia crítica y falta de costumbre de leer e interpretar los etiquetados de los productos. Asociamos el azúcar al que se toma a cucharadas, pero no nos damos cuenta de que existe otro azúcar peligroso que está escondido y disimulado. Incluso los productos que dicen “sin azúcar añadido” son engañosos porque si vemos su composición comprobamos que no es verdad. Es imposible que un zumo envasado no lleve algún edulcorante. La legislación del etiquetado debería ser más restrictiva para que obligase a las compañías a declarar la cantidad de estos compuestos y su riesgo para la salud”, señala la doctora María Ballesteros, miembro de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición.>>

Fragmento extraído de: http://elpais.com/elpais/2016/08/24/mamas_papas/1472034262_683898.html

  Se pueden encontrar muchísimos más artículos al respecto, pero también me gustaría destacarle un vídeo:

https://www.youtube.com/watch?v=QrBmZJYKAkM

  De acuerdo a todo esto podemos intuir que hay productos que han sido creados únicamente para conseguir mayores beneficios económicos y con ninguno que repercuta positivamente en nuestra salud, más bien todo lo contrario. Hoy le he puesto el ejemplo de estas leches por distintas razones y una de ellas es que es un alimento que se suele consumir frecuentemente y, más en niños. Si esto sucede en alimentos calificados como básicos (aunque ya les comenté mi caso, yo puedo prescindir de la leche, aunque no tanto de sus derivados. Todo esto por decisión propia y sin presentar ninguna intolerancia) y destinados a un público cuyo organismo aún está en desarrollo y es más vulnerable, ¿qué les hace pensar que en el resto de alimentos que consumimos no se da algo similar? Si bien es verdad que no en todos y menos mal. Por esto soy más partidaria de consumir alimentos no procesados o poco procesados. Por otra parte, no hay nada más fácil que acercarse al supermercado y comprobar lo que les acabo de contar. Cojan, por ejemplo, cualquier jamón serrano mismamente o salmón ahumado, ¿cuántos han tenido que descartar hasta encontrar alguno que no contenga azúcar? Porque sí, hasta a estos alimentos les añaden este producto. Y, como dijo la doctora M. Ballesteros en el fragmento que les expuse anteriormente, no solo es azúcar lo que encontramos en alimentos que aparentemente no tienen por qué llevarla, si no otro tipo de azúcares como maltodextrinas, dextrosa, jarabes de glucosa, dextrinomaltosas,jarabe de maíz, jarabe de maltosa… que aunque no lleven el nombre de azúcar, sí lo son. Profesional en este sector no soy pero he leído bastante sobre el tema y, debido a ello, le animo a que se adentre un poco más en él, a que contraste toda la información que encuentre tanto en libros como en la red y a que saque usted mismo sus conclusiones. Las mías y las opciones por las que me decanto se las acabo de explicar.

No se deje engañar por el envase, no prefieran ahorrarse unos céntimos o, incluso, algún que otro euro pues, a cambio, su cuerpo recibirá una ¨gasolina¨ de buena calidad. Aplíquese esto tanto para usted como para sus allegados. Prevenir con la alimentación tampoco cuesta tanto, quizás es tan simple como invertir (que no gastar) diez o quince minutos más en la compra, por ejemplo.

B.

 

Nestlé.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s